23 mayo 2017

501 - SSSSMM (las piedras rodantes)

https://www.youtube.com/playlist?list=PL11CC59281C5FDFB3
Su vida, su obra, su edad, su historia, su decrepitud, su dinero o su fama no tienen nada que ver con su música, gracias al cielo, porque como ejemplo de vida... no tienen nombre.

Estos 55 vídeos (sus promos oficiales), son una pequeña muestra de lo que son capaces de hacer con una guitarra, una batería y un micrófono.

Hay que reconocer que sin ellos la música del siglo XX no habría sido igual, aunque nos pongan los pelos de punta sus excentricidades y desmanes.

SSSSMM (Sus Satánicas Majestades)

Pincha en la imagen.

21 mayo 2017

500 - Renoir, Pierre Auguste Renoir SENSACIONES

https://www.museobilbao.com/exposiciones/renoir-intimidad-255
No voy a descubrir la pólvora. No voy a contar la vida de uno de los pintores más conocidos en el mundo del arte. No voy a intentar convencer a nadie de su valía para la pintura y de sus técnicas rompedoras. No voy a incidir en su fuerza interior al pintar incluso con el pincel atado a sus manos atacadas por la enfermedad.

Pero sí voy a decir las sensaciones que tuve cuando, lástima se ha acabado, ví la exposición que sobre Renoir se hizo en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, obras cedidas por infinidad de museos de todo el mundo. Puede que al ser una recopilación que se presentó en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid en otoño del 2016 se lleve a otros museos y se pueda volver a ver, lo ignoro de momento.

Antes de nada significar que el impresionismo como técnica pictórica me fascina por sus dotes de decir sin decir, por su colorido casi antinatural, por su indefinición en el trazo, por sus iluminaciones y juegos lumínicos y por sus contrastes al más puro sentir onírico.

En cuanto a movimiento social me parece que forma parte de esa revolución ajena a las influencias del entorno que permite hacer lo que sientes y lo que deseas investigando y experimentando sentimientos que no pretendías conocer. Derroche de imaginación en su estado máximo del que hoy todos disfrutamos. Kaos colorista que incita a la intimidad de los sentidos como su ley más preciada.

Para comenzar decir que las expectativas creadas con la exposición estaban en la cima más alta de mi esperanza por ver unas maravillosas pinturas salidas de un genial e incomparable pintor impresionista.

Opinar que la estructuración física de la exposición no me pareció la más adecuada por su intransigente ir y venir para no olvidar ninguna obra. En cuanto a la estructuración artística... supongo que no se podía hacer otra cosa con la muestra recolectada, pero debo decir que no me pareció, ni con mucha, la mejor de este gran pintor.

Una vez en la sala y dispuestos a ver esas magníficas obras llegaron cuatro de sus mejores retratos detallistas, personales, absolutamente diferentes. La actitud del artista frente al retrato se configura como un foco principal, la cara, y un resto sin importancia, la impresión. Diferentes a lo que entendemos, el gran público, por "un renoir", me llamaron la atención y los disfrute como un punto y aparte en su obra.

Seguimos por la exposición viendo desnudos, más o menos parecidos, más o menos personas, siempre mujeres, que duda cabe, más o menos lejos, más o menos disimuladas, más o menos solitarias o acompañadas, más o menos bañistas, pues a veces el agua ni se intuye. Cabezas pequeñas, cuerpos enormes, piernas elefánticas... Bueno, no me significo en cuanto al gusto estético de la época, imitaciones de otros grandes del renacimiento (me recordaban sobremanera a Miguel Ángel), o particulares del pintor. Bien, sin más.

Continuamos por los retratos de encargo. ¡Jesús, qué fuerte!, de encargo. Así son, así se ven y así se perciben. Lo desconozco, pero imagino que el compromiso adquirido, el dinero o las promesas que a cambio recibió el pintor eran necesarias para salir adelante y seguir haciendo lo que más le reconfortaba. Sin comentarios. O mejor sí. No me gustó ninguno. No encontré a Renoir por ningún lado, no percibí su juego de luces, sus colores brillantes y llamativos, sus anhelos de autenticidad en los sentimientos. En fin, para gustos los colores.

Y ahora toca la familia. Retratos, escenas familiares cotidianas, cazando, tomando sopa, hijos, mujer, niñera... Con sentimiento, pinturas con algo más que óleo. Sí, se nota la diferencia, pero... sigo sin ver a Renoir. ¿Qué me pasa? ¿Qué esperaba? Estoy desolada, me parece que he perdido el tiempo y el dinero. No, el dinero no, que el museo los domingos por la tarde es gratuito.

Pasemos a la siguiente pseudo-sala. Los paisajes. Aquí sí, aquí sí que me veo llena de una explosión de colores, imágenes, alegría desbordante y diciendo en voz alta, ha merecido la pena.

No puedo dejar de ver esos árboles, flores, hierbajos, campos de trigo, cielos, nubes... se me llenan los ojos de lágrimas al recordarlos por la "impresión" que me provocan. Mis ojos se llenan de luz, de belleza, de resplandor, de brillantez pictórica, de sentimientos profundos y de respiración entrecortada. Todos son admirables, todos son imponentes, todos dejan un poso de felicidad sensorial que tardaré mucho tiempo en dejarla desvanecerse.

Mis ojos no pudieron abarcar tanta maravilla junta, tanta dulzura, tanta belleza sin definir, tanta alegría sin contener, tanta plenitud.

Me pasé tiempo y tiempo, no sé cuanto, delimitando los colores, las pinceladas, las sombras y las luces. Me voy, me acerco, me alejo, vuelvo al mismo cuadro. Me entusiasma. ¡Qué viveza! ¡Qué tonalidades! ¡Qué disfrute tan intenso!

Allí estaba "Mujer con sombrilla en un jardín", "Campo de trigo", Paisaje en La Roche Guyon", "Figuras en la playa" o un paisaje marino del que no recuerdo el nombre.

POR FIN, ENCONTRÉ A "MI RENOIR".

La exposiciónes estupenda, de veras. Ya sé que Renoir es conocido por sus retratos de mujeres, de escenas con personas (siendo lo que más abunda en su pintura), pero es que a mí sólo me conmueve su destreza al reflejar la misma naturaleza.

POSDATA: no es toda su obra, no es más que una colección representativa, más o menos, de su quehacer hasta casi la muerte, pero si tenéis ocasión o pasa por vuestra ciudad... ¡ID A VERLA! (y de paso me decís).


Visita virtual a la exposición en Madrid.

Obra completa de Renoir.

Biografía de Renoir. Wikipedia.









16 mayo 2017

499 - MEDITACIÓN V (y última) - ¿Cuándo practicarla?

Ya hemos aprendido lo que es la meditación, sus beneficios, las condiciones adecuadas y los pasos que hay que seguir para hacerla, ahora toca saber CUÁNDO debemos practicarla. Lo realmente positivo es hacer meditación todos los días.

No hace falta mucho tiempo para realizarla, cuando se coge el ritmo es fácil que con media hora o menos se cumplan los requisitos para tener una meditación profunda que nos mantenga en calma y equilibrio interior.

1.- Realizar meditación a diario. Mientras caminas o vas o vienes de trabajar, mientras limpias la casa, mientras tiendes la ropa, mientras comes y sobre todo cuando te encuentres en momentos puntuales de tensión. Concéntrate en la respiración, despeja tu mente y aprecia la calma que te invade.

2.- Realizar la meditación a la misma hora. Es importante tener un hábito para sentir sus efectos de forma más profunda. Las primeras horas de la mañana son las mejores para meditar. Si te cuesta meditar todo el tiempo que te has propuesto, hazlo en periodos de tiempo más pequeños hasta conseguir el tiempo que deseas.

3.- Vivir de forma sana. Cuidar que la comida sea saludable (sin grasas o azúcares excesivos), hacer ejercicio moderado (andar es suficiente), dormir lo necesario (máximo de 8 horas) y evitar tóxicos como el tabaco o el alcohol ayudan a calmar el cuerpo y la mente.

4.- Realizar retiros "espirituales". De vez en cuando es necesario ir a sitios calmados, distintos, relajantes en los que las prisas no tengan cabida (un prado tranquilo, un lugar en la ciudad no transitado, un parque, un bosque...). También es aconsejable pasar unos días en lugares apartados (casas rurales, balnearios, playas poco transitadas, pueblos tranquilos...).

5.- Convertirlo en una práctica exitosa. Cuando estamos aprendiendo a meditar no debemos sentirnos preocupados por si lo hemos hecho bien o mal. Si al final de la sesión estamos tranquilos, calmados y felices... es más que suficiente, podremos decir que la meditación ha sido todo un éxito. Poco a poco iremos pidiendo más, pero éso... te lo pedirá tu propia práctica. Haz siempre lo que sea mejor para ti, no las prácticas que hagan los demás.

No buscar resultados en poco tiempo. Ante todo la meditación es una forma de vida, hay que tener en cuenta que el objetivo de la meditación es calmar la mente, lograr la paz interna y, con el tiempo, alcanzar una dimensión espiritual mayor. Recuerda sus beneficios: incrementa la consciencia y concentración, reduce la tensión, proporciona un estado de ánimo más calmado y relajado, mejora la memoria e incrementa la materia gris (neuronas).

Y CON ESTO HE TERMINADO MI MONOGRÁFICO SOBRE LA MEDITACIÓN (una práctica que aprendí haciendo Tai-chi, pero eso lo trataré otro día).


14 mayo 2017

498 - MEDITACIÓN IV ¿Cómo meditar?

Ahora vamos a empezar a meditar siguiendo estos pasos:

1.- Seguir nuestra respiración natural. Esto es lo básico para meditar. La respiración no debe ser forzada, debe ser la natural. Elige un punto sobre el ombligo y siente cómo crece y se encoge cuando respiras.

2.- Despejar la mente. A la cabeza nos vendrán 100 ideas, pero las dejamos pasar todas sin seguirlas. Esto suele ser difícil al principio pues nuestros quehaceres cotidianos nos vendrán una y otra vez, pero si se intenta se consigue. Cuando veamos que nuestra mente divaga y se va detrás de ellas debemos volver a pensar en la respiración.

3.- Repetir un mantra. El mantra son palabras con una sonoridad especial que nos ayudan a dejar en silencio la mente y a meditar profundamente. Cada mantra tiene su significado y se puede elegir el que queramos como "om" (yo soy), “sat, chit, ananda” (existencia, conciencia, gozo), "hindi rama" (alegría) o palabras en castellano como paz, calma o silencio. Cuando se avanza en la técnica de meditación se puede dejar de decir el mantra. Si queréis saber más mantras y sus significados... Ejemplos de mantras. 

4.- Concentrarse en un objeto. Si se medita con los ojos abiertos y en posición sentada es interesante tener un objeto en el que concentrarnos a la altura de los ojos, como una vela, una imagen, una flor, un cristal... algo sencillo. Lo miraremos hasta que estemos tan concentrados en él que no veamos otra cosa. Sentiremos una tranquilidad profunda.

5.- Visualizar nuestro lugar ideal. Puede ser real o creado, pero debe ser agradable porque nos servirá de refugio. Puede ser una playa, un campo con flores o hierba, una habitación con chimenea, un jardín zen... Le pondremos olores, sensaciones, sonidos... y se convertirá en nuestro y sólo nuestro. Será único. Pasearemos la mente por él para sentir una calma total y profunda.

6.- Explorar nuestro cuerpo. Cerramos los ojos y repasamos nuestro cuerpo poco a poco. Empezamos por la punta de los dedos del pie, relajando los músculos de esa parte totalmente y liberando tensiones. Una vez relajada iremos viajando, repitiendo el mismo proceso, por todo el cuerpo, yendo hacia arriba, desde los pies, pasando por las pantorrillas, las rodillas, los muslos, los glúteos, la cadera, el abdomen, el pecho, la espalda, los hombros, los brazos, las manos, los dedos, el cuello, el rostro, las orejas hasta la parte superior de la cabeza. No tenemos prisa. Por último, nos detendremos en el cuerpo como un único ente y disfrutaremos de la relajación total que hemos conseguido.

7.- Retomar la respiración. Para terminar nuestra meditación volveremos a centrarnos en nuestra respiración durante algunos minutos. De esta forma concluye nuestra práctica. Como es fácil perder la noción del tiempo os recuerdo que es importante poner una alarma suave para controlarlo.

Hay otros tipos de meditación (chakra del corazón, meditación mientras se camina...), pero suelen ser más avanzadas y se pueden practicar más adelante.


09 mayo 2017

497 - MEDITACIÓN III ¿Cómo prepararse para meditar paso a paso?

Pues la verdad es que antes de aprender a meditar te parece que debe ser una cosa extraordinaria, pero cuando te enseñan lo coges en un voleo.

Hoy veremos cómo preparar el entorno para poder meditar.

1.- Elegir un sitio tranquilo, en silencio, sin ruídos o distracciones acústicas. Como al principio nos costará más podemos dejar el lugar semioscuro.

2.- Ponerse ropa cómoda y quitarse los zapatos y los calcetines. De esta forma evitamos ropa apretada que bloquee el cuerpo.

3.- Decidir el tiempo total de meditación antes de empezar. Se recomienda empezar por 5 minutos, después se puede llegar hasta los 20 minutos 2 veces al día que es lo aconsejable. Poner una alarma suave en el móvil o reloj para controlarlo.

4.- Realizar estiramientos. Estiramientos suaves de cuello, hombros, brazos, espalda y piernas. También se pueden hacer rotaciones de rodillas y tobillos. Los estiramientos deben ser siempre simétricos, es decir, las mismas veces hacia un lado y hacia otro y el número de veces que se realizan suele ser 8 a cada lado.

5.- Elegir una posición para meditar. Puede ser tumbado o sentado. Los principiantes deberían empezar tumbados para conseguir una relajación más rápida. Si nos sentamos debemos hacerlo sobre la parte delantera de un cojín o toalla enrollada. La postura adecuada es fácil y cómoda. Casi parecerá que estamos flotando.

6.- Cerrar los ojos. Con el tiempo se puede meditar con los ojos abiertos también.

7.- Elegir el momento apropiado. Si cuando vamos a empezar la meditación estamos tensos, enfadados, cansados o incómodos, es mejor hacer otra actividad que nos relaje como darse una ducha, sentarse a descansar o dar un pequeño paseo para calmarnos. Entonces sí podremos iniciar la meditación.

YA ESTAMOS PREPARADOS PARA MEDITAR.